[PONTE ALVNE]

Pongo a tu disposición estos temas por que me parece muy importante debatir sobre esto, y las posibles consecuencias que pueden proceder a esto.

¿Tú tendrías el valor de mejor optar por morir? ¿si fueras el padre o la madre de esta niña permitirías llevar a cabo la desición de tu hija?

Estos son cuenstionamientos muy difíciles de responder pero esto es lo que está pasando.

Una joven británica de 13 años que padece una enfermedad terminal y que es apoyada por sus padres ganó hoy una larga batalla con la justicia de su país, sobre su pedido para no tener que someterse a una operación cardíaca, en un caso que generó polémica en el país.

El Hospital de Herefordshire en Inglaterra decidió retirar a último momento su demanda ante la Corte Suprema de Londres, luego de que una asistente social reconoció que Hannah Jones no quería someterse a una operación de corazón.

Jones se negó a un transplante de corazón en julio de 2007 debido al riesgo de que no fuera efectivo y, en caso que lo fuera, por la necesidad de recibir medicación de forma constante.

La joven, que de niña batalló contra la leucemia, tiene un orificio en el corazón y afirmó que quiere morir “con dignidad”.

TRANSPLANTE
Hannah había sido entrevistada por una asistente social luego de que el hospital elevó el pedido a la corte en febrero para forzar el transplante.

La adolescente manifestó que quería detener el tratamiento y pasar el resto de la vida en su casa.

Los padres de Hannah apoyaron esa decisión y dijeron estar “muy orgullosos” de su hija.

“Ella no tomó la decisión con liviandad, determinó que quiere vivir y morir con dignidad en su casa, junto a su familia”, declaró el padre de la adolescente, Andrew de 43 años, quien consideró “escandaloso” que el hospital supusiera que los padres no querían “lo mejor” para su hija.

“Hannah ha soportado demasiado hasta ahora y sumarle a esto un supuesto caso en la corte por una decisión del hospital fue una desgracia“, agregó.

LEUCEMIA
La joven había sufrido leucemia y su corazón se debilitó por las drogas que debió consumir desde que tenía 5 años.

El padre de Hannah dijo que su hija “tomó la decisión por su cuenta, casi como una adulta, incluso cuando sólo tenía 12 años en el momento que mantuvo esa postura”.

“La forma en que lidió con todo eso nos llena de admiración. Tenemos que apoyar su decisión“, subrayó.

Por su parte, Sally Stucke, pediatra del Hospital de Herefordshire, afirmó que el caso “fue extremadamente complejo”.

“Nadie puede ser forzado a someterse a un transplante de corazón. Entendimos la posición de la niña y de su familia en relación con el hospital y aceptamos que el tratamiento podía cambiar la condición de la joven. Todos los individuos tienen el derecho a cambiar de parecer en cualquier momento”, sostuvo la especialista.

DECISIÓN DE HANNAH
Según Stucke, el hospital debió considerar la decisión “de acuerdo a la edad y madurez de la niña, así como también a la posición de sus padres y allegados”.

“Un niño tiene el derecho de cambiar de parecer y todos los profesionales que proveen de apoyo al menor y su familia deben tener en cuenta esto“, continuó.

El tema generó polémica en Gran Bretaña y fue tratado por el comité de ética de la Asociación Médica británica.

El doctor Tony Calland, presidente de ese comité, declaró que una joven de la edad de Hannah “es capaz de tomar una decisión informada y negarse al tratamiento”.

LEGALMENTE COMPETENTE
En ese sentido, afirmó que en la década de los 80 la Cámara de los Lores, la máxima instancia judicial del país, había dictaminado que una persona menor de edad que entendía las consecuencias de sus acciones “podía ser considerado legalmente competente”.

El caso se refería a Victoria Gillick, una madre británica que llevó a las autoridades sanitarias a la corte, al sostener que debía ser informada si sus hijas recibían prescripciones anticonceptivas.

Según informó la BBC, en el caso de Hannah, el hospital intervino luego de que un médico que había atendido a la adolescente manifestó preocupaciones al cuerpo de asistentes sociales.

Calland dijo entender por qué el doctor decidió elevar la alerta.

“Creo que algunos médicos considerar que deben intervenir en el mejor interés de los pacientes. Pero por supuesto, el mejor interés de un paciente no siempre es el mejor interés médico, sino todo los intereses holísticos de la persona, considerada como un ente complejo”, continuó.

Según el experto de la Asociación Médica, una adolescente de 13 años con las circunstancias médicas de Hannah “es perfectamente capaz de tomar decisiones, y especialmente cuando es apoyada por sus padres”.

Aquí te dejo esta nota para que comentes y nos platiques tus opiniones.

Alvne
alvne.wyo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: